Encerrados, aburridos, preocupados, algunos sin empleo, y otros con un exceso de labores, algunos ven con fatalismo la situación actual y el futuro de la economía , otros cuantos hemos encontrado algún placer de la cuarentena.

No estemos preocupados, mejor ocupados

Como la mayoría de ustedes, tengo planes para estos meses, un par de viajes, carreras, entrenar, continuar negocios nuevos y se vieron detenidos de tajo. En un principio me enojé mucho, pero hoy lo veo como una oportunidad para “regresar a la zona de pits” y replantear todo, encontrar fallas y hacer mejoras para que en cuanto esté todo de vuelta a la normalidad, salir con todo y renovados.

Somos la generación del cambio

Nos han tocado algunos de los cambios sociales, económicos, laborales y de comunicación más importantes, aunque no queramos, desde el día que nacimos hemos sido preparados para esto.

No es nueva la recesión para nosotros, nacimos con ella y probablemente moriremos antes que esta. Así que esto no es primerizo, menos como latinoamericanos.

A replantear nuestra existencia

La mayoría tenemos proyectos que están truncos en este momento: viajes, carreras, mejorar la salud, encontrar un mejor trabajo, aprender algo nuevo, etc.

Y esto no debe ser causa de pánico ni depresión, mejor aprovechemos para replantear todo lo que quedó detenido, ¿realmente lo quieres? ¿Es lo que quiero seguir o estoy yendo en una dirección incorrecta?

Una introspección

Más que un encierro o una cuarentena, tomémoslo como un chance de introspección, es la oportunidad de ponerse serio, hablar con uno mismo y disfrutar o sufrir la soledad. Algo así como un anexo con comodidades.

Lo que la montaña nos ha dejado

Durante una carrera o ascenso en la montaña tenemos decenas de pensamientos positivos y negativos, nos vamos echando porras, reímos, lloramos, hasta ponemos en duda el por qué hacemos esto, por qué llevar nuestro cuerpo y mente al límite, en algunas ocasiones nos prometemos dejar de hacerlo, pero encontramos mayor felicidad en esos instantes de sufrimiento.

La experiencia de la montaña

Todas esas experiencias subiendo y bajando montañas, entrenando, compitiendo, ganando y perdiendo nos han dado fortaleza mental más que física, disciplina y una búsqueda constante de superar la adversidad, y eso, es un entrenamiento para la vida diaria que sólo quienes han vivido estar por horas o días en un cerros conocen.

Checa que recomiendan en Europa.

Características de un deportista de montaña

Fortaleza mental

Mucho más allá del desempeño físico, algo que caracteriza a un deportista es soportar el dolor y cansancio diario por horas antes y después de ir a la montaña, si soportas el calor abrazador y el frío extremo, estar en casa contigo mismo y tus seres amados es el paraíso. Gózalo mientras puedes.

Tu creas tu cielo o infierno en la Tierra.

Disciplina

Todos los días te paras a entrenar, dejar la cama por tu ración de dolor, cansancio y sed. Te alimentas sanamente durante el día, evitas lo que hace daño para repetir al otro día. No te costará nada quedar en casa, trabajar o descansar ahí, idear nuevos proyectos, replantear todo y compartir con tus familiares o amigos a distancia por unas semanas más.

Recuerda seguir cuidando tu alimentación, aquí unos tips.

Tolerancia a la frustración

Terminar último, lesiones, no obtener el resultado esperado, incluso no llegar a tu evento, son situaciones que vives muy seguido después de prepararte por meses, incluso estoy seguro que todos tenemos más situaciones negativas que positivas, estamos acostumbrados a los inconvenientes, y aún así seguimos.

Por eso cuando el resultados es positivo, ese minuto de felicidad dura para toda la vida, literalmente

Flexibilidad

No sólo en las articulaciones, en la mente, los planes cambian rápido, así como el clima en las alturas, y nos adaptamos rápido, no nos sentamos a lamentar, tomamos acción o nos congelamos, nos descalifican de la carrera o perdemos un puesto.

Seamos flexibles cambiando los planes que teníamos, hasta nos da tiempo de preparar mejor y hacer reingeniería.

Contagia a los demás, y mucho

Sí, cuando apoyas a los demás, saludas, echas porras, eso es correspondido, y vaya que da más pila, si lograr llevar buena vibra a cada persona que se cruza en tu carrera, esa vibra se te contagiará, en estos momentos se necesita eso, portadores de buena vibra.

Lo mismo en estos momentos, levanta los ánimos, enseña a los demás el lado positivo de esto, es una oportunidad para empezar de nuevo.

El placer de la Cuarentena

Más allá de hacer quehacer en el hogar, ponerse al tanto de cosas que se han postergado o realizar actividades para mantenerse comunicado por redes sociales, se puede dar un giro de 180 grados a la vida y el rumbo que toma, el placer de la cuarentena viene en gozar estar uno solo con sus pensamientos, sin distractores ni agentes externos que distraigan del pensamiento.

Hay que disfrutar el camino

Así veo una semejanza de la situación actual con el deporte, gozamos los meses de preparación que culminan con una carrera, la preparación que nos motiva cada mañana a levantarnos de la cama por ese objetivo y disfrutar el camino. Por eso encuentro placer en la cuarentena.

El Covid 19 es un parte aguas en la historia, una oportunidad o el hundimiento de muchos, ¿Qué vas a elegir?

El placer de la cuarentena

No se encontraría placer en la actividad deportiva si únicamente disfrutáramos todo el tiempo, se tiene que vivir momentos de pena para saborear la victoria.

He encontrado comodidad y alegría en ver los pájaros por la ventana, leer en el balcón y escribir lo que siempre he querido, he encontrado paz en mí, y creo que todos deberíamos hallarla a nuestra manera.

La montaña

Si no viviéramos cambios de situaciones de placer a otras más dolorosas, no conoceríamos la felicidad. El sufrimiento viene de muchas maneras, y en este caso es el encierro y el temor de lo inesperado.

La vida es una constante de esfuerzos y fracasos que tienen instantes de alegría, los cuales nos hacen superar esta constante en búsqueda de felicidad.

Es como esas tardes que se cierra la montaña y el clima es inhóspito, muchos regresan a casa tristes, pero los más optimistas esperan, se preparan más, y continúan más tarde, pero jamás abandonan.

Planea qué harás al mejorar todo en la CDMX

Saber fracasar

Para participar en un evento nos preparamos durante meses, si no es que años. Día tras día madrugamos, entrenamos, cuidamos la alimentación, entrenamos más, vamos al médico, y lo más importante, nutrimos nuestros pensamientos con reforzamiento positivo.

Incluso debemos estar preparados para el fracaso, por eso un plan B o Z nunca están de más.

Si somos lo que pensamos, entonces encontremos placer en la cuarentena y no sufrimiento y desesperación.

Saca tu atleta

Has pasado por peores, más difíciles y costosas, esto no es el fin, tienes salud, tanta que estás aburrido, esto es un mientras tanto y un reajuste en la vida, aprovéchalo y has algo bello con tu vida.

#jashtagvagos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *